jueves, septiembre 19, 2013

ESTADO DEL MALESTAR: “De cómo perjudicarte para no perjudicarte”

Las noticias se van sucediendo a lo largo de estos dos largos años de dictadura Popular, populista y contra la población. La anterior “legislatura” no fue mejor, la verdad. Por lo general y ya casi por rutina, son siempre malas noticias.

No pretendo hacer un resumen de estos  años en una cara de folio. Con acudir a la hemeroteca nos valdría para ver las consecuencias de una política aplicada y avalada por unas causas en su mayor parte forzadas e inventadas.

En aras de una pléyade de falsos dioses, se nos impone dictatorialmente vivir en un constante Estado del Malestar. Bajo dos FALSAS PREMISAS:

1.”Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y nos merecemos el castigo”: porque no nos engañemos, NADIE vive por encima de lo que puede o lo que le dejan. Si la gente se endeudaba era gracias a que los bancos y cajas de ahorro, cegados por la ambición de alcanzar unos objetivos, casi imponían el aceptar créditos e hipotecas. No hace falta insistir en ello porque quien más, quien menos, lo vivió. Puedo aceptar que somos gente adulta y consecuente con nuestros actos. Incluso acepto que a nadie se le coaccionó a endeudarse para darse un “homenaje”. Pero el sistema financiero con la connivencia de los sucesivos gobiernos, nos vendió una falsa apariencia de orgía consumista: el que no pedía un crédito o se hipotecaba era un idiota anti-sistema. Ese era el mensaje.

Los mismos que crearon esa falsa apariencia de seguridad, de consumismo y de burbujas mobiliarias e inmobiliarias infinitas, ahora nos echan en cara el haberles hecho caso.
Otra de las falsedades de esta premisa era que TODOS nos merecemos el castigo porque TODOS vivimos por encima de nuestras posibilidades en su momento. FALSO.

Muchos de nosotros vivimos exactamente igual que en aquellos maravillosos años. Jamás acudimos al endeudamiento ni nos dimos “homenajes”, ni tampoco nos dimos un festín con el “maná” que nos “regalaban” los bancos y cajas de ahorro. Menos, ahora, eso está claro.
Pero se nos aplica a TODOS el mismo castigo: a los que no vivimos “por encima” y a los que pasaron “por debajo” de la engañosa apariencia de una opulencia infinita.
Lo de todos, habría que entrecomillarlo si tenemos en cuenta de que los que realmente vivieron por encima de NUESTRAS posibilidades fueron y son, los políticos: aeropuertos inservibles, palacios convertidos en Ayuntamientos, viajes “olímpicos” pagados por todos, asesores para poner “cafés con leche en la Plaza Mayor”, etc…
Ellos son los que han vivido por encima de NUESTRAS posibilidades. No sólo no se les aplica el castigo a su desmedida opulencia, sino que aún siguen derrochando a cuenta de nosotros.
La conclusión a la que llego con esta falsa premisa es que tenemos que “apretarnos NOSOTROS el cinturón” para que a ellos no les quepa. Así que para eso valen los recortes que NOS imponen.

2.”Malvivamos ahora para poder vivir bien después”: cuando lo que quieren decir es que apliquemos políticas cortoplacistas y austeras para contentar a los mercados.
No, no lo hacen por el futuro nuestro porque no lo hay. O por lo menos como dicen ellos que lo habrá. ¿Qué si veo el futuro? No, pero me lo imagino. Y no es bueno.

¿Puede serlo con 6.000.000 de parados, miles y miles de intelectuales en el exilio, menos cotizantes, menos inversión en formación futura y el desmantelamiento del I+D en este país? No, no puede ser un futuro esperanzador ni mucho menos.

Además, qué futuro nos espera como pensionistas cuando en el futuro, ante una más que hipotética situación de jubilación, nos encontremos con que: nos han recortado la pensión, los hospitales son de pago, las medicinas son de pago, no existe Ley de Dependencia que nos proteja, la inflación se ha duplicado…
Y todo esto suponiendo que no sigan habiendo más y más recortes para pagar una deuda de la que estamos pagando aún sólo intereses.

Así que, que NO NOS ENGAÑEN. Estos sacrificios (que ya he dicho en el punto anterior que sólo los sufrimos los que menos culpa tenemos), seguirán siendo más y más duros en el futuro si las cosas no cambian o les cambiamos (ya sabemos a quiénes y cómo). No estamos salvaguardando nuestro futuro sino que estamos adelantándolo dolorosamente al presente haciendo que progresivamente vaya empeorando.

Porque los RECORTES nos están llevando a eso…a más RECORTES: económicos, personales y sociales.


1 comentario:

  1. En resumen, esto no es una crisis, ES UNA ESTAFA en toda regla.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

“Palo y zanahoria” VS. “Sobreprotección infantil”

Volvamos unos cuantos años atrás viajando por el tiempo. Justo a la época en la que estás jugando con tus compañeros de quinto de Educaci...