martes, junio 12, 2012

¿COMPRA O RESCATE?


La Historia Económica, a pesar de lo que pueda parecer, es previsible. Tiende a repetirse tantas veces, que, al final, a poco que uno sepa leerla literalmente e incluso, entre líneas,  ya sabe lo que va a pasar. Se lo podemos preguntar a algunos de los mejores economistas contemporáneos (Krugman, Stiglitz, Sampedro…) que lejos de ser doctos en las oscuras artes adivinatorias, son personas que usan como herramienta  la lectura, el sentido común y una gran capacidad deductiva.

Hace unos días, el sábado 9 de junio de 2012 (fecha que será recordada en los libros), España acepta (o solicita) el Rescate de, según el Gobierno, el  sistema bancario español. Hecho desencadenado por un enorme “agujero” (eufemismo para llamar al latrocinio de sus gestores).

Este hecho, hace cuestionarnos muchas cosas. La primera de todas es acerca de las consecuencias que va a tener para los ciudadanos de a pie. Se nos ha vendido (rueda de prensa del ministro De Guindos) como algo ajeno al ciudadano corriente. Algo que no tiene que ver con nosotros. Una operación aséptica, indolora, incolora y maravillosamente eficaz y necesaria. Así nos lo han vendido.

Nadie duda a estas alturas que esta “inyección” de liquidez ha sido, ante todo, necesaria. Muchos años de corrupción, malversación de fondos y duplicidad (triplicidad) de asignaciones públicas para el desempeño de una misma función, han ido deteriorando con celeridad la riqueza del país, dilapidándola, despilfarrándola o apropiándose de ella unos pocos en aras del patriotismo,  en aras de la cultura o incluso, de un bien supremo. El de sus bolsillos.

Pero volvamos a lo que nos concierne. ¿Mintió el ministro? ¿Mintió el presidente Rajoy por omisión? ¿Nos mintieron todos con premeditación? Sí, sí y sí. La UE nos ha dejado muy “clarito” que de la devolución del préstamo (compra), responde el Estado español en última instancia (gestor del FROB).
Si se fijan, el título de esta entrada es COMPRA de nuestro país o Rescate bancario. Lo he puesto adrede, y de aquí surge una nueva pregunta ¿por qué considero esto?

Cuando uno pide prestado algo a alguien que no puede devolver, poniendo como garantía algún bien de su “propiedad”, ¿qué es lo que está haciendo realmente? Porque seamos realistas y miremos alrededor. Observemos el crecimiento de países recientemente rescatados (paradójico el término, ¿no?): Grecia en negativo, Irlanda en negativo, Portugal en negativo…y cuando los ahorros y las ganancias de un deudor, no crecen, sino que disminuyen…¿cómo recuperar lo prestado? Pues ejecutando la garantía de la devolución.

¿Y qué garantía han puesto por nosotros para esta inyección “bancaria”? Ni más ni menos que nuestro futuro como país. Ni más ni menos que nuestro bienestar como ciudadanos. Ni más ni menos que nuestra credibilidad…ni más ni menos, el futuro de las siguientes generaciones. Si éstas tienen un presente sombrío, su futuro es oscuro.

Ahora veamos las consecuencias reales de lo que ha pasado: han convertido la deuda de las entidades en déficit público. Lo niegan.

Una vez más, en este país la Historia se ha vuelto a repetir: se han socializado las pérdidas, mientras los beneficios se han privatizado por anticipado a través de pensiones, cargos o prebendas….por los mismos que nos han llevado al precipicio! Por los mismos que han destrozado el  Estado del Bienestar! Los mismos que nos dicen que seamos “patriotas”!

¿Y qué es lo más triste? Lo descorazonador de todo ésto  es el clima de resignación al que hemos llegado. A la sensación de indolencia. Y rendición.

Delante de nuestras narices, no se han conformado con robarnos nuestros sueldos. Con robarnos nuestras casas, el futuro de nuestros hijos, nuestro trabajo y nuestras ilusiones…no, no se han conformado.

En siguientes entradas del blog, os iré mostrando cuál es mi teoría del plan de “expolio” que están llevando a cabo. Una pista: para ver el verdadero motivo de un acto, mira con detenimiento quién gana y cómo.

Nos han robado el país. Y seguimos mirando para otro lado como si la cosa no fuera con nosotros. Como si sólo fuera con esos entes abstractos y tumorales a los que llamamos “bancos”…

1 comentario:

  1. Anónimo7:02 p. m.

    Cui prodest (¿Quién se beneficia?). Muy bien. Me alegro de ver que no te ha crecido la lana.
    Esta gente se supera cada día que pasa con sus eufemismos, mentiras y jeta.

    Un abrazo,

    José Mª

    ResponderEliminar

Entrada destacada

“Palo y zanahoria” VS. “Sobreprotección infantil”

Volvamos unos cuantos años atrás viajando por el tiempo. Justo a la época en la que estás jugando con tus compañeros de quinto de Educaci...