sábado, mayo 08, 2010

Lo que te mereces




A veces la escuchas en la radio. En la TV. Incluso en alguna barra de bar.
Lees en la prensa un montón de cosas que dicen lo mismo. Se la oyes a tus padres, a tus vecinos, a tus amigos, a tus enemigos, a los más inteligentes y a los menos, a los que piensan y a los que han dejado de hacerlo
La frase en cuestión es: “En este país, tenemos lo que nos merecemos”.
Una frase. No es muy larga, ni rimbombante, ni aparentemente intelectual. Pero a la vez es definitoria, contundente. Un homenaje a la rendición, a la pasividad y a la desidia.
Una frase que me produce un sentimiento de rabia dolida. De frustración irritada. Siento lo mismo que siento cuando escucho un chiste malo. Porque rendirse es un chiste malo de tu vida.
El otro día, escuché la dichosa frase otra vez. Cada vez se oye más.
Provino de boca de un señor que estaba sentado delante de mí con las manos en el regazo. Hablaba con otro señor de bigote descuidado y una chaqueta que brillaba. Estaba en el metro. Gesto serio en sus miradas. Desconocía el contexto en el que la pronunció.
Ya no sé interpretar su significado ¿Nos merecemos lo que supuestamente nos merecemos por estar en este país? ¿O es el país el que nos merece?
Es curioso escuchar esta frase en un parque de Marruecos, en una plaza de un pueblo de Francia, en una playa de Portugal…y te preguntas de nuevo: ¿todos los países del mundo se merecen lo que tienen o es que sus gentes se han rendido?

1 comentario:

  1. Anónimo9:29 p. m.

    La primera distinción que se puede hacer en el tema planteado, y puesto que generalizas al colocar como sujeto en cuestión a los países, es que no todos tienen el mismo grado de libertad individual. Allí donde aquélla está más presente es menor la desviación de responsabilidad que pueden hacer honestamente las personas singulares hacia el sistema social o la historia en lo referente a su situación personal.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

“Palo y zanahoria” VS. “Sobreprotección infantil”

Volvamos unos cuantos años atrás viajando por el tiempo. Justo a la época en la que estás jugando con tus compañeros de quinto de Educaci...